Vestidos Dorados

Si, nos encantan los vestidos dorados para mujer. Nos vuelven locos. Es lo que hay. ¿Hay que saber llevarlos? Sí. Verdad como una casa. Los vestidos dorados no son para todo el mundo. Los vestidos dorados son para mujeres seguras y con carácter, que no le temen a vestir el oro, mujeres que relucen más que la pieza que llevan puesta y que lo demuestran.

Tipos de vestidos de mujer dorados

Tenemos tres arquetipos principales de vestidos dorados. El conocido como vestido de baile dorado (que se acostumbra a usar en bailes como la salsa), vestidos dorados de fiesta (más ajustados, realzan la figura) y vestidos dorados largos (para eventos más formales).

¿Cuál elegir? Depende de tus gustos y de lo atrevida que te sientas. Nuestro consejo es que empieces por un vestido corto de fiesta. Es la opción más segura si te estás iniciando en el mundo de los vestidos dorados.

…Cuando seas el foco de todas las miradas y la envidia de todas tus amigas, ya empezaras a experimentar con otras prendas.

¿No le temes a nada, tienes una boda y quieres llevar un vestido largo dorado? ¡Pues tu misma! ¡Sé feliz! Pero debes tener algo en cuenta; a la novia no le va a gustar que brilles más que ella.

…Literalmente.

¿Cuándo llevar un vestido dorado?

Los vestidos dorados son tu mejor amigo de noche. En esas horas, gracias a la luz ambiental, el vestido brillará y te resaltará la figura, sin deslumbrar a nadie en el proceso.

¿Cuándo no es buena idea ponerse un vestido dorado? Durante el día, especialmente en días de mucho sol. ¡No queremos parecer un faro!

¿Cómo transformo mi vestido dorado en una prenda de invierno?

Puedes adaptar tu vestido dorado a cualquier época del año. Por ejemplo, la falda dorada puede combinar a la perfección con un jersey ancho y unas zapatillas de plataforma para un look más casual.

También puedes combinar ese vestido corto dorado con unos pantalones ajustados y convertirlo en una fabulosa camiseta dorada. Como siempre, ¡en la moda solo tú pones tus límites!